Nostalgia, charlas, comentarios


Holocaust
Concentration Camp

Reb Boruch shook his head. Where would we run to? God is everywhere. There will always be Nazis among us. No, my child. Do not tremble before mere men. It is God before whom we must tremble. Only God. We will go ahead, just as we have planned.                 

Reb Boruch cleared his throat loudly and all the little knots of people who had been talking fell silent.

“My friends, my neighbors, my children,” he began, “it seems we have no choice in this matter. The government has decreed that we are to be relocated for the duration of this war. This war in which we Jews take no part. So it is  with governments.”

“How long?” someone called out.

The rabbi’s voice repiled calmy, “We are in God’s hands now.”

“God’s hands are very hot and sweaty.” Gitl said.

“How can you say such a thing?” It was Fayge.

Rabbi Boruch cleared his voice before speaking. “All children are from the future. I am from the past. And the past tells us what we must do in the future. That is why adults do the teaching and children the learning”.

“Ha!” said Gitl.

“How can you joke about such things?” Hannah said in a very small voice.

Gitl made a  tching sound with her tongue. “If we do not laugh, we will cry. Crying will only make us hotter and sweatier. We  Jews like to joke about death because what you laugh at and make familiar can no longer frighten you. Besides, what else is there to do?”

“Run,” Fayge said, and repeated it in a soft, uninflected voice. “Run.” 

Gitl shook her head. “There is nowhere to run. Fayge. We are where we are. Hush.” 

…        

The woman in the blue dress was speaking. “Quiet! Quiet!” she shouted, putting up her hands. “Now, since you are all filthy from your trip, you must take a shower. Help the children. It must be done quickly. Quickly.”

“Now, all of you, undress. Pretend you are in one of your ritual baths. Oh yes, I am not a Jew, but even I have heard of it.”

Hannah started to answer but Gitl pulled her down to the bench. “She is right, child. What is here is bad enough. Let us live moment by moment. There in no harm in dreaming about a shower. God knows we could all use one.”

Hannah  thought they looked so vulneable, so helpless. Yet they had a kind of innocence about them and a kind of hope. All they were looking forward to was the shower. We are where we are. She would not add more to their misery. She bent over and untied her shoes.  She would not think  about it. Thinking was dangerous. In this place she would not think, only do.

...

Rivka smiled. “I play the man’s game. I play the Devil’s game. I play God’s game. And so I stay alive. Alive I can help you. Dead I am no help to you at all.”

Without meaning to, Hannah smild back.

“Esther …,” Shifre called.

“Leave her,” said Rivka. “Leave her. Sometimes people get like that. They stop listening. They stop seeing. It is as if they decide that life is not worth fighting for”.

Shifre nodded. “I understand.”

“I don’t,” Hannah said. “You can’t just let her go.”

“You will have to,” Rivka said. “It is one of the hard things you must do to stay alive. To let people go. To know when to fight and when not to. To know who to talk and who to avoid.”

“why?” Hannah asked.

Rivka said, “one does not ask why here”

“Another rule?” Hannah asked.

“And a good one,” Rivka said. “It is better not to know some things. Knowing the wrong thing can make you crazy.” “It happens sometimes. We forget because remembering is so painful. But memory will return, when you are ready for it.”

...

 R
ivka warned. “A person is not killed here, but chosen. They are not cremated in the ovens, they are processed. There are no corpses, only pieces of drek.”

Part of Hannah revolted against the insanity of the rules. Part of her was grateful. In a world of chaos, any guidelines helped. And she knew that each day she remained alive, she remained alive. One plus one plus one. The Devil’s arithmetic, Gitl called it.

That night Fayge began to speak. She told a story she had heard from her father, about the great Ba’al Shem Tov. It was set in the time when he was a boy named Isral and his father warned him: “Know, my son, that the enemy will always be with you. He will be in the shadow of your dreams and in your living flesh, for he is the other part of yourself.  There will be times when he will surround you with walls of darkness. But remember always that your soul is secure to you, for your soul is entire, and that he cannot enter your soul, for your soul is part of God.”

...  

“There is a plan,” Gitl whispered. “and Yitzchak and Shamuel are part of it.”

”What plan?” Hannah managed to ask.

“If I tell you, you might say.”

“But why you? Why Shamuel?”

“If not us, who? If not now, when?” Gitl smiled.

“I think I’ve heard those words before,” Hannah said slowly.


Epilogue

We were Jews because we were born Jewish, not because of following strict rules.“And how do I know? Because I was there!”

Emmanuel Ringelblum, a Jewish historian of the Holocaust, has written, “not to lift a hand against the Germans had become the quiet passive heroism of the common Jew.” That heroism -to resist being dehumanized, to simply outlive one’s tormentors, to practice the quiet, everyday caring for one’s equally tormented neighbors. To witness. To remember. These were the only victories of the camp.


                                               from “The Devil’s Arithmetic”
                                                   by Jane Yolen


Burt Glinn
Campo de concentración

Rebe Boruch negó con la cabeza ¿a dónde iríamos?. Dios está en todas partes. Siempre habrá nazis entre nosotros. No, hija mía, no temas a sólo hombres. Es Dios ante quien debemos estremecernos. Sólo Dios. Seguiremos adelante como habíamos planeado.

Rebe Boruch aclaró su garganta ruidosamente e hicieron silencio todos los grupitos de personas que estaban platicando: “Amigos míos, mis vecinos, mis hijos”, comenzó a decir, “parece que no tenemos opción en esto. El gobierno ha decretado que seremos trasladados a otro asentamiento mientras dure la guerra. Esta guerra en la que nosotros los judíos no tomamos partido, igual que con los gobiernos”.

“¿Por cuánto tiempo”, gritó alguien.

La voz del rabino respondió con calma: “Ahora estamos en las manos de Dios”.

“Las manos de Dios están muy calientes y sudadas”, dijo Gitl.

“¿Cómo puedes decir eso?”, preguntó Fayge.

El Rabí Boruch aclaró su voz antes de hablar: “Todos los niños son del futuro, yo soy del pasado, y el pasado nos dice lo que debemos hacer en el futuro, es por eso que los adultos enseñan y los niños aprenden”.

“¡Ja!”, dijo Gitl.

“¿Cómo puedes bromear sobre esas cosas?”, dijo Hannah en voz baja.

Gitl chasqueó la lengua: “Si no nos reímos, lloraremos. El llorar sólo nos dará más calor y nos hará sudar. A nosotros los judíos nos gusta bromear sobre la muerte porque aquello de lo que te ríes o con lo que te familiarizas ya no puede asustarte. Además ¿qué otra cosa se puede hacer?”.

“Huir”, dijo Fayge, y repitió con voz apagada, sin modulación: “huir”.

Gitl negó con la cabeza: “No hay a dónde huir, Fayge. Estemos donde estemos, tranquila”.



La mujer del vestido azul estaba hablando: “¡Silencio!, ¡silencio!”, gritó levantando las manos. “Vamos, ya que están todas sucias por su viaje, deben tomar una ducha. Ayuden a los niños. ¡Deben hacerlo rápido!, ¡rápido!”.

“¡Vamos!, todas ustedes, desvistanse. Hagan como que están en uno de sus baños rituales. ¡Ah!, sí, yo no soy judía, pero hasta yo he oído de eso”.

Hannah principió a contestar, pero Gitl la estiró para que se sentara en la  banca: “Ella tiene razón, chica. Lo que hay aquí ya es bastante malo. Vivamos momento a momento. No hay nada malo en soñar con darse una ducha, Dios sabe que todas nosotras podríamos disfrutar de una”.

Hannah pensó que se veían muy vulnerables, muy desamparadas. No obstante tenían una especie de inocencia en torno a sí y un algo de esperanza. Todo lo que veían hacia adelante era el bañarse. Estemos donde estemos. Ella no aumentaría más su desdicha, se inclinó y se desató los zapatos. No pensaría en eso, el pensar era peligroso. Aquí no pensaría, sólo haría.



Rebeca sonrió. “Yo juego la partida del hombre, la partida del diablo o la de Dios y así permanezco viva. Viva puedo ayudarles, muerta no les sirvo de nada.

Sin pensarlo Hannah le sonrió  también.

“Esther ...”, gritó Shifre.

“Déjala”, dijo Rebeca. “Déjala. Algunas veces las personas se ponen así. Dejan de escuchar, de ver. Es como si decidieran que no vale la pena luchar por la vida”.

Shifre asintió: “Entiendo”.

“Yo no”, dijo Hannah. “No pueden dejarla ir nomás así”.

“Tendrás que hacerlo”, dijo Rebeca. “Es una de las cosas difíciles que debes hacer para seguir viviendo: dejar ir a las personas. Saber cuándo luchar y cuándo no. Saber con quién hablar y a quién evitar”.

“¿Por qué?, preguntó Hannah.

Rebeca dijo: “Aquí uno no pregunta por qué”.

“¿Otra regla?”, preguntó Hannah.

“Y muy buena”, contestó Rebeca, “es mejor no saber algunas cosas. Conocerlas puede volverte loca”. “Algunas veces sucede. Olvidamos porque el recordar es muy doloroso, pero el recuerdo volverá cuando estés lista para ello”.



Rebeca les aleccionó: “Aquí no se mata a las personas, se les elige; no se les crema en los hornos, se les procesa; no hay cadáveres, sólo guiñapos.”

Parte de Hannah se rebeló contra la demencia de las reglas, pero parte de ella las agradecía. En un mundo en caos cualquie guía ayudaba, y ella sabía que cada día que siguiera viva, seguía viva: uno más uno, más uno. La aritmética del diablo, como la llamaba Gitl.

Esa noche Fayge principió a hablar. Contó una historia que había escuchado a su padre, sobre el gran Ba’al Shem Tov, la cuál tuvo lugar  en los tiempos en que éste era un muchacho llamado Israel y su padre le advirtió: “Sabe, hijo mío, que el enemigo siempre estará contigo. Estará en las sombras de tus sueños y en tu misma carne, porque él es la otra parte de ti mismo. Habrá momentos en que te rodeará con muros de tinieblas, pero recuerda siempre que tu alma está segura en ti, porque tu alma es perfecta, y que él no podrá entrar en ella porque tu alma es parte de Dios”.



-“Hay un plan”, murmuró Gitl, “Isaac y Samuel son parte de él”.

-“¿Qué plan?”, logró preguntar Hannah.

-“Si te lo digo, tú podrías hablar”.

-“¿Pero, por qué tú?, ¿por qué Samuel?”.

-“Si no nosotros ¿quién?, si no ahora ¿cuándo?, sonrió Gitl.

-“Creo que he oído esas palabras antes”, dijo tranquilamente Hannah.



Epílogo

Fuimos judíos porque nacimos israelitas, no a causa de seguir reglas estrictas.

¿Cómo es que lo sé?, ¡porque yo estuve allí!.



Emmanuel Ringelblum, judío historiador del Holocausto, ha escrito: “El no alzar la mano contra los alemanes llegó a ser el sereno heroísmo pasivo del judío común”. Ese heroísmo: el resistir ser deshumanizado, simplemente vivir más que los propios torturadores, el practicar el tranquilo cuidado cotidiano de los vecinos igualmente atormentados; el atestiguar, el recordar; ésas fueron las únicas victorias en el campo.


garra de mono1902
Mi(s) Campo(s) de Concentración

1. ¿Quiénes son los “nazis” en mi propia vida?.

2. ¿Sé cómo reacciono ante las situaciones en que no hay otra opción?.

3. Hasta dónde es cierta para mí la siguiente afirmación: Como el sistema de gobierno en nuestro país es una democracia electoral, todos los habitantes tenemos iguales oportunidades económicas, políticas y sociales.

4. ¿Estoy informado de si en México existen desplazados de su lugar de origen en contra de su voluntad?, ¿y en mi Estado o Municipio?.

5. ¿Cómo interpreto el que Gitl afirme que “No hay a dónde huir”, estemos dónde estemos?.

6. ¿Será igual para todos el vivir el “momento a momento” en un campo de concentración nazi o de refugiados en México?.

7. ¿Conozco a alguna(s) perona(s) que prefiera(n) no saber o no pensar en la situación por la que está(n) pasando ella(s), su grupo o el país?.

8. ¿Sólo en situaciones extremas será necesario “dejar ir” a las personas?, ¿y el “Mejor no saber” algunas cosas?, ¿cuándo será simplemente “lavarnos las manos”?.

9. ¿Qué situaciones recuerdo en las que quienes tienen el poder político, económico, social o religioso pretenden que con cambiar de nombre a los hechos éstos también cambian?.

10. ¿He vivido yo, o alguno cercano a mí, situaciones en las que haya tenido que aplicar “la aritmética del diablo”?.

11. ¿Qué me dice a mí la historia de Ba’al Shem Tov?.

12. ¿En qué sentido he sido judío en campo de concentración?.

13. ¿Cómo logro yo también las victorias “del judío común en campo de concentración”.

14. ¿Podríamos afirmar que todos los judíos del campo de concentración descrito tenían las mismas creencias religiosas?, ¿y los de después de la guerra?.

15.
¿Será válido el afirmar que el Holocausto así como la Diáspora, el Cautiverio en Babilonia o en Egipto, da a los diversos grupos judíos  un tema de identidad común?.

16. ¿Cuál será el tema mítico o histórico que dé identidad a los mexicanos?, ¿a los nuevoleoneses?, ¿a los iturbidenses?, ¿a los sampetrinos? y ¿a mi familia?. ¿O sólo vamos por la vida en grupo porque la evolución nos enseñó que hay más probabilidades de sobrevivir a los depredadores como manada o rebaño?, ¿o ni eso?.


Anna Andreevna Akhmatova