Andanzas y Peripecias en Iturbide


 
Restos del Mural "El Flechador" (de Federico Cantú Garza)

“El pasado no está muerto ni enterrado. De hecho ni siquiera es pasado”.
                                                         William Faulkner


Objetivos de Este Reporte

Sabemos que una de las diferencias básicas entre el ser humano y las demás especies está en la cultura que ha desarrollado el Hombre, y que la Historia es parte central de ésta.

Al redactar este reporte, sobre nuestra propia historia, las metas que nos proponemos son:

1º Integrar en forma cronológica los datos sobre las aventuras y cambios de rumbo que realizaron en sus vidas los habitantes del actual Municipio de Iturbide, desde la colonización de la región hasta la Guerra Civil que siguió a la Revolución Mexicana. Datos que los textos ya mencionados presentan en forma disgregada.

2º Apoyarnos en otras fuentes para complementar dichos datos, y así facilitar la comprensión y fluidez en la lectura a quien decida revisarlos.

3º Darle un contexto más amplio a esta historia, relacionándola paso a paso con la Historia Regional y Nacional.

4º Al mencionar algún texto relacionado, incluir las referencias que faciliten el localizar la fuente, para que quien quiera cotejarla o verificarla pueda hacerlo, pues aunque éste no es un reporte con pretensiones académicas puede ser de utilidad a quien haga investigaciones más formales sobre algún tema relacionado.

5º Agradecer al Cronista Municipal Francisco Javier Alvarado Segovia el darnos una prueba escrita de que los documentos históricos que se mencionan están, o estuvieron, en el Archivo General del Estado de Nuevo León (AGENL).

6º Demostrarnos a nosotros mismos que somos capaces de vencer el reto de desembrollar una serie de datos textuales a primera vista confusos e inconexos, para integrarlos en una historia con sentido sustentada en la evidencia física y documental ya existente, apoyada por la tradición oral, a partir de la cual cada quien pueda construir sus propios conocimientos.

7º Repasar y reconocer el mérito de las luchas por la libertad local y regional que llevaron a cabo, y los esfuerzos que realizaron varias generaciones de iturbidenses a fin de mantener activos los centros de educación formal para la infancia, sin importar las carencias por las que en ese momento ellos estuvieran pasando, y que así sus descendientes pudiéramos ser y tener todo eso de lo que hoy disfrutamos. Esos hombres y mujeres bien sabían por experiencia propia que cuando el judío es forzado a abandonar el suelo natal tendrá que dejar atrás muchas cosas, pero siempre podrá llevarse la educación recibida: su cultura.

8º Hacer accesible a todo vecino del Municipio de Iturbide o miembro de dichas familias que haya aprovechado la oportunidad de aprender a leer, y quiera hacerlo, el conocer por qué “la Presidencia Municipal estuvo siempre y por muchos años en la familia de la Peña”, y por qué muchas de las casas del Centro Histórico de la Villa o del de Camarones pertenecen o pertenecieron a miembros de estas familias: de la Peña y Torres, respectivamente.

9º Guiar al lector hacia información complementaria o paréntesis culturales, mediante hipertextos, si tiene “espíritu aventurero” como lo tuvieron nuestros viejos en su medio y en su tiempo.

En resumen, buscar la recuperación de la salud social en riesgo por la pérdida de conciencia de nuestra trama cultural e identidad común.